¿Cada cuanto puedo bañar a mi perro?

Creo que esta es la pregunta más común, controvertida y menos respondida correctamente de todas. Hay quien directamente dice una semana o un mes, incluso hay quien lo recomienda cada año, otros más se dividen por razas e insisten que eso del baño es solo para perros de sofá y que los “perros de verdad” no necesitan bañarse. En fin, que para gustos colores, pero en el caso de la higiene no se trata de gustos ni colores, es una simple cuestión de salud y os voy a tratar de explicar las razones, después que cada quien bañe a su perro cuando lo considere necesario.

La importancia de la higiene en la salud

La calidad de vida de los seres humanos se ha visto altamente recompensada desde que la higiene es parte de nuestro estilo de vida. La higiene no se refiere solo a los baños, sino también a costumbres como lavarse los dientes y las manos, la correcta manipulación de los alimentos, la limpieza en casa, etc. Dentro de estas costumbres, las mascotas juegan un importante papel en nuestra salud.

Según la IFH (International Scientific Forum on Home Hygiene), las principales fuentes de infección son otros seres humanos, la comida, el agua y por último… las mascotas. Ellos mismos recomiendan mantener a los animales en buenas condiciones de salud e higiene para que representen un riesgo menor, una mascota vacunada, desparasitada y LIMPIA no representa ningún problema para la salud, a menos que dejemos que los perros vengan de la calle con las patas llenas de gérmenes y les permitamos subir a las superficies donde estamos en ese momento preparando la comida.

Y no entremos en pánico pensando que los animales nos van a infectar y transmitir enfermedades, más miedo hay que tener a otras personas que saludamos y a saber si se han lavado las manos después de coger o limpiarse quien sabe que cosas. Además todos los estudios actuales apuntan a que la convivencia con mascotas ayuda en muchos aspectos a la salud física y mental, además de que los niños que crecen con animales (que no como animales), suelen ser más empáticos y menos propensos a las alergias. Pero por supuesto hay que tener dos dedos de frente y mantener una higiene adecuada de nuestras mascotas y nuestro hogar.

Por otra parte, un perro limpio no solo tendrá una mejor calidad de vida, sino que estará generalmente más sano. Esto se debe a que al igual que en nosotros, los baños les ayudan a prevenir infecciones, enfermedades y a controlar mejor los parásitos externos.

Los mitos de bañar a los perros

Existen muchos mitos que solemos creernos a rajatabla, algunos de ellos eran verdad hace 50 años, pero a día de hoy no existe una sola prueba que indique que bañar a los perros a menudo sea perjudicial para su salud si lo hacemos correctamente.

Si baño a mi perro pierde las grasas naturales de la piel

La verdad-mentira más extendida de todas. Por supuesto que tu perro pierde las grasas naturales al bañarlo, al igual que las perdemos nosotros, pero eso no hace que dejemos de ducharnos, por el contrario, utilizamos buenos productos  o usamos body milk para rehidratar la piel. Solo hay que ver a las personas que utilizan gel hidratante y body milk y las que no lo usan, la piel de las primeras está siempre en mejores condiciones y más sana. Y ya ni hablar de los que no se lavan, su piel suele estar agrietada, enferma, sin elasticidad, más propensa a infecciones… pues lo mismo los perros.

Hace 50 años no había cosmética animal especializada de buena calidad ni la información que existe ahora, por lo que en cada baño estábamos quitando mugre y grasas imprescindibles para la salud de la piel, por eso es entendible que en aquellos tiempos se asociase baño a daño, pero a día de hoy, cuando contamos con infinidad de buenos productos para mascotas, esta excusa ya no es válida.

Para no tener problemas con las grasas naturales, hay que usar un buen champú y aunque estos ya reengrasan, siempre es recomendable dar un toque adicional de protección aplicando después un acondicionador, mascarilla o bálsamo.

Le hace mal al pH de la piel

Otro mito verdad-mentira. Aunque el pH es indispensable para la salud de la piel y es verdad que al bañar al perro el pH se altera, no significa que le haga daño si lo hacemos bien. El pH suele volver a sus valores normales al cabo de unas horas de forma natural, pero durante este proceso la piel queda más expuesta y sin protección, de ahí la importancia de que después del champú apliquemos bálsamos o mascarillas, ya que con ellos estamos creando una barrera que ayuda a la piel a no sufrir daño alguno mientras el pH se recupera.

Además vuelvo a lo mismo, nosotros también tenemos el dichoso pH y eso no evita que nos bañemos. Así que no, bañar al perro no va a cargarse su pH, salvo como ya dije, que lo bañemos con productos de mala calidad.

Si queréis leer más acerca del pH de los perros y el champú, podéis hacerlo en este artículo, donde explico más a fondo el tema.

Mientras más lo baño, más posibilidades de que les entre agua en los oídos

Pues si, hay quien me ha dado esto como excusa para no bañar al perro o no lavarle la cabeza.

Es muy difícil que entre agua en los oídos de los perros durante el baño salvo que seamos demasiado torpes y pongamos la alcachofa de la ducha apuntando directamente hacia dentro del oído. Además la poca agua que podría escurrir durante un baño normal saldrá en cuanto el perro sacuda la cabeza.

¿Nos preocupamos por el agua en los oídos cuando llevamos a nuestros perros a la piscina, la playa o el río? Pues ahí si que deberían tener más riesgo y nadie se lo cuestiona, pero a la hora del baño tenemos que buscarle la pega a todo.

Es malo porque la humedad es mala para ellos

¡Vaya! un mito completamente cierto. Independientemente de si es un baño o los llevamos a la playa o la piscina, el permanecer húmedos es malo para su salud. Es muy importante que siempre los sequemos muy bien para evitar que la humedad pueda ocasionar problemas de hongos y malos olores. En los perros con pliegues como el Shar Pei o los Bulldog, hay que tener especial atención en el secado.

Un perro que permanece húmedo es más propenso a coger resfriados y tener problemas de artrosis en su vejez, así que ya sabéis, es muy importante secarlos adecuadamente, salvo cuando el perro tiene posibilidad de secarse a la intemperie por si mismo, pero esto debe ser en movimiento para que el calor del cuerpo ayude a evaporar la humedad y nunca, nunca dejar al perro atado al sol para secarlo.

Secar correctamente a un perro es la parte más complicada del baño, conozco muchos profesionales que cuando reciben esta pregunta de sus clientes recomiendan bañar poco porque saben que por el tipo de pelo o tamaño del perro no lo secarán adecuadamente y si hay problemas, los culparán por haber recomendado baños frecuentes, cuando la culpa es de no secar bien, no del baño.

Razones para bañar con frecuencia a un perro

Como ya dije al inicio, lo primero es por su salud. No importa si el perro vive dentro o fuera, pensad que aunque su pelo es un filtro que protege la piel, si lo dejamos sin bañar mucho tiempo toda esa porquería que pulula en el ambiente terminará llegando a ella. No se trata de la limpieza del polvo o los malos olores, se trata de la limpieza del humo de los coches, fábricas, humo de tabaco, residuos del friega suelos que usamos, bacterias que va recogiendo por la calle…

¿En serio creéis que eso se limpia solo o desaparece por arte de magia? ¿Dejamos que todos esos contaminantes se acumulen y que cuando el animal se lama lleguen a su interior? ¿O será que su pelo es mágico y desintegra todos esos residuos o directamente actúa como repelente y no se fijan a él?

Otra razón es que los perros que viven dentro de casa deben por nuestro propio bien tener una higiene adecuada. El cepillado frecuente es fundamental pero insuficiente para mantener a un animal con el que compartimos el sofá y la cama lo suficientemente limpio. Los animales nunca son sucios, los sucios son los dueños que no los mantienen aseados.

Y entonces ¿cada cuanto puedo bañar a mi perro?

Dependerá del estilo de vida, tamaño, raza o tipo de pelaje del animal. Nunca se me ocurriría recomendarle a un dueño de un Terranova bañar cada semana al perro en la mini bañera de su casa y con un secador de mano pequeño. Normalmente los perros pequeños como Chihuahua, Maltés, Yorkshire, Shih Tzu, pueden bañarse cada una o dos semanas. Si son de pelo largo mientras más baños, mejor tendrán el pelo, ya que los buenos productos ayudarán a nutrir e hidratar la piel.

Los Crestados Chinos pueden bañarse una, dos o tres veces por semana, mientras que los perros medianos o grandes tipo Golden Retriever, Collie y Labrador pueden hacerlo una o dos veces al mes. Y si los habéis bañado ayer y hoy se han rebozado en una caca gigante de caballo, pues a la bañera de nuevo.

Contrario a lo que se piensa, los perros que viven en el exterior en el campo pueden espaciar mucho más los baños de los que viven en un piso. ¿La razón? que en el campo pueden darse baños de barro y así este actúa como un detergente que les ayuda a librarse de la polución, pero por supuesto para el criterio humano de limpieza estarán sucios y apestosos, por lo que deberían bañarse como mucho cada dos meses.

Por el otro lado, los perros que viven en piso son normalmente perros de ciudad que están más expuestos a la contaminación, el tabaco y las aceras llenas de gérmenes e incluso virus y parásitos de otros animales, por lo que los baños deberían ser mucho más frecuentes. Y más si tomamos en cuenta que son precisamente esos los que conviven permanentemente en un espacio cerrado con nosotros.

Si no podéis bañar a vuestro perro cómodamente en casa o no tenéis forma de secarlo correctamente, podéis acudir a una peluquería canina para concertar visitas frecuentes para mantenimiento. Muchas ofrecen este servicio y puede resultar muy económico, especialmente si tomamos en cuenta el gasto de agua, luz y trabajo extra que nos lleva a nosotros bañarlo en casa.

Y cuidado con querer quitarse el marrón del baño usando champús en seco. Estos productos son para ocasiones puntuales, como vómitos y meadas durante los viajes y animales muy cachorros o convalecientes. Al no aclararse, estos productos van dejando residuos que pueden ocasionar picores. Además su capacidad de limpieza es ínfima comparada a un champú normal.

Reflexiones

Si tan malo fuera bañar con frecuencia a los perros, todos esos perros que vemos en las exposiciones caninas estarían ya muertos. Muchos de esos perros se bañan religiosamente cada una o dos semanas y suelen ser los que mejor y más sana tienen la piel y el pelo.

Me encantan los animales, si por mi fuera iría por la calle saludando a cuanto bicho me encuentro salvo aquellos pobres perros que huelen fatal porque sus dueños no los cuidan. Y no vengamos con demagogias de que los perros abandonados también merecen un abrazo, que de hecho son los que más lo necesitan al igual que un buen baño, una cosa no quita la otra que ya lo veo venir. Si me encuentro un perro abandonado lo cojo, lo llevo al veterinario y después nadie lo salva de un baño a conciencia.

Me gusta dormir con mis animales y me niego a hacerlo con uno que apeste o que deje la cama llena de porquería, me gusta que mi hijo juegue con ellos sin estar obsesionada con que después vaya a lavarse y desinfectarse las manos, me gusta que mis perros estén sanos y bien atendidos, por lo que me preocupo por darles la mejor alimentación posible, actividades que los mantengan sanos mental y físicamente y los baño con los mejores productos que puedo conseguir, por su salud y la mía.

Mapa
+ Video Institucional
+ AnimalFriends Peru - mobiPETS

Lun a Dom: 9 am - 7 pm

Feriados: 9 am - 5 pm

Muebles para Veterinaria